• "Mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo".
  • ¿Es posible elaborar combustibles en casa? ¿Hay formas de energía accesibles para particulares?

  • Al ocurrir una catástrofe lo normal es que las líneas y tuberías de distribución se vean afectadas, lo que significa que probablemente se suspendan los servicios de energía eléctrica, gas y agua potable. Esto será sin duda el mayor reto para los sobrevivientes, pues significa entre otras cosas tener que prescindir del combustible para calentarse y para cocinar.

    Es aquí donde comienza la planificación de una buena estrategia de supervivencia, pues la misma debe contemplar una forma alterna de conseguir energía, ya sea mediante la producción casera o a través del uso de las posibilidades que ofrece el entorno. El mejor refugio quedará reducido a nada si no se ha tomado esto en cuenta. Encontrar la forma de contar con energía es un asunto de vida o muerte.

    Fuentes de energía renovables y accesibles para particulares

    Lo primero que debemos saber es que la electricidad no es una fuente de energía disponible en el entorno, sino que se genera mediante la transformación y el aprovechamiento de elementos como el viento, el agua,  el carbón, el petróleo y el gas, por citar los más comunes.

    Energía eólica

    El aprovechamiento de la fuerza del viento produce energía eólica, que puede ser una opción a investigar para el funcionamiento de un refugio. Su principal ventaja es que la instalación de un molino de viento es fácil y económica. El principal inconveniente es que debe contarse con viento permanente para que sea confiable. Aún así puede considerarse al menos como una alternativa complementaria a cualquier otra.

    Energía hidráulica

    Si tienes la suerte de haber seleccionado como emplazamiento para un refugio un sitio con un rio cercano, cuya corriente de agua sea fuerte y permanente, entonces puedes pensar en instalar un dispositivo capaz de convertir la energía hidráulica en electricidad. Pueden encontrarse por precios no demasiado elevados.

    Energía solar

    Colocar paneles solares puede ser una solución, pues es mucho lo que se ha avanzado en este campo. Hoy en día es bastante factible producir electricidad mediante la conversión de la luz solar tan solo instalando unos cuantos paneles. Su principal inconveniente es que requieren de una inversión inicial, que aunque ya no es tan alta como en el pasado, aun pesa un poco, sobretodo considerando que van disminuyendo su capacidad de absorción con los años, por lo que no duran indefinidamente. Igual hay que tenerlo presente pues la investigación en este campo va bien encaminada.

    Madera

    Son muchos los que ven la solución en la madera de los bosques naturales que rodean su refugio, pero la verdad es que no es tan simple como parece. Si no se tiene experiencia lo más probable es que se lleve hasta él una madera húmeda que no prenderá con facilidad y que al hacerlo desprenderá mucho humo. Frente a esta opción parece más viable el carbón vegetal.

    Carbón vegetal

    Comencemos por saber qué es el carbón vegetal. No es más que madera a la que mediante el calcinamiento se le ha extraído toda su humedad, hasta dejarla reducida tan solo a  carbono.

    Las carboneras eran los lugares donde antiguamente tenía lugar este proceso. Para hacerlo se colocaba la madera en forma de pila dejando un hueco en el centro. Este actuaba a modo de chimenea. Luego se cubría con tierra, se introducía fuego en el agujero y se tapaba. De este modo debido a la falta de oxigeno  y al dejarlo por varios días, la madera resultaba completamente calcinada, obteniendo por lo tanto carbón vegetal. El carbonero no era solo quien lo llevaba hasta los hogares sino que además era el encargado de subirse para inspeccionar los avances del proceso, lo cual representaba un riesgo de importancia si llegaba a ocurrir un derrumbe. Mediante esta forma se conseguían grandes cantidades de carbón supliendo así las necesidades de las familias.

    En la actualidad puede hacerse de modo más fácil, para lo cual necesitaremos además de los trozos de madera seca, un recipiente metálico con tapa, pero que no cierre herméticamente. Veamos como hacerlo.

    Procederemos en primer lugar a introducir la madera en el contenedor, le prenderemos fuego y taparemos. Luego de un tiempo estimado de tres horas, la madera habrá resultado calcinada y habremos obtenido carbón vegetal.

    Otra forma aun más simple es introduciendo en un horno de leña, una caja metálica a la que se le han hecho unos agujeros, rellena de trozos de madera seca y luego  proceder a hornear el contenido.

    Si la finalidad es utilizar el carbón en un brasero, entonces el de grano fino o picón es el indicado. Para ello se deben recoger suficientes ramas de encina seca y prender una hoguera. La idea es que la combustión no se complete, para lo que con regularidad regaremos con agua y removeremos.

    Fabricación de biodiesel de manera casera

    Existen motores que funcionan mediante biodiesel, por lo que fabricarlo de forma casera es una gran solución para conseguir ponerlos en movimiento en ausencia de suministro.

    Pero atención este proceso supone la manipulación de productos químicos cuya inhalación puede resultar tóxica, por lo que se aconseja tomar las mayores precauciones en este sentido.

    Receta para elaborar biodiesel casero.

    Materiales:

    Para obtener 2 litros de biodiesel necesitará:

    Aceite vegetal, puede ser de girasol o soya.

    1 y ½ cucharada de hidróxido de sodio o sosa caustica

    250 ml de Metanol

    Un contenedor de vidrio de 2 litros.

    Procedimiento:

    Mezclar en un contenedor de vidrio los 250 mililitros  de etanol con la cucharada y media de hidróxido de sodio o lejía, como se le conoce comúnmente. Remover hasta integrar muy bien.

    Tomar el aceite y si ya ha sido utilizado, filtrarlo para eliminar los residuos o impurezas. Ponerlo a calentar en un contenedor hasta alcanzar los 100 grados centígrados. Mantenerlo en el fuego conservando la temperatura hasta que deje de humear y comience a producir burbujas.  Al llegar a este punto significa que toda el agua que contenía se ha evaporado.

    Verter el aceite junto con el etanol y la lejía en el contenedor de vidrio y agitar en forma sostenida durante aproximadamente 20 segundos. A continuación comenzarás a observar la separación entre una capa de glicerina que se deposita en el fondo y el biodiesel que permanece en la superficie. Cuando ya haya culminado este proceso se puede retirar  el biodiesel resultante.

    Algunas consideraciones importantes:

    Al utilizar el biodiesel debe tenerse el cuidado de no ponerlo en contacto con piezas de caucho, pues tiene la capacidad de desintegrar este material.

    Se debe conservar a una temperatura no menor de 10º ni por encima de 49º centígrados y en un recipiente de cierre hermético.

    El revisar a conciencia el tema de la previsión de alguna forma de energía para sobrevivir en una situación caótica, tiene una importancia fundamental para todo aquel que sea un preparacionista o aspire a convertirse en uno de ellos.

  • Artículos Relacionados

  • Refugios de emergencia y de largo plazo

    El refugio es uno de los tres elementos clave de supervivencia. Sin ella, no durarás mucho en un mundo increíblemente hostil a la vida humana. Si está considerando el peor de los casos, debe asegurarse de verificar[...]

    Leer mas

    7 maneras de encender un fuego sin cerillas

    Incendio a base de friccion Frotar dos palos juntos es probablemente la más antigua de todas las técnicas de encendido de fuego, y también la más difícil. Además de la técnica adecuada, debe elegir la [...]

    Leer mas

    7 maneras de purificar el agua

    El agua es el elixir vital que mantiene vivos a nuestros cuerpos humanos sorprendentemente frágiles. Sin refugio ni comida, una persona puede sobrevivir bastante tiempo, pero solo tres días sin agua nos matarán a la [...]

    Leer mas