• "Mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo".
  • Mente y Cuerpo

  • Aunque ciertamente el grado socialización varía enormemente entre personas, nadie duda que el ser humano es un ente esencialmente sociable. Incluso los preparacionistas que cuentan con toda la capacitación y entrenamiento necesario para sobrevivir solos en situaciones extremas padecerán en algún momento de desesperación, ansiedad, depresión y la frustración derivadas del aislamiento en un refugio, la soledad y la situación de emergencia en contexto.

    Si un individuo en situación de supervivencia permite que su salud mental sea afectada por la ansiedad y la desesperación, verá mermada su autoestima y el deseo incansable de mantenerse con vida, lo que disminuirá su rendimiento físico para efectuar tareas de supervivencia y por lo tanto sucumbirá ante la crisis o catástrofe en cuestión de días.

    Para prevenir toda esta cadena de sucesos anteriormente descrita resulta transcendental mantener una adecuada y positiva salud tanto mental como física, ya que esto nos permitirá poder afrontar de forma exitosa todos los retos que supone la supervivencia.

  • ¿Cómo mantener la salud mental y el espíritu de supervivencia?

    Ante todo, es importante tener en cuenta que nuestra salud mental siempre se será beneficiada si somos parte de un grupo de supervivencia, ya que al estar con un conjunto de personas que poseen la misma meta: la supervivencia, se genera un apoyo mutuo y solidario entre los miembros del grupo que permite mantener la moral y la autoestima de todo el equipo.

    Ahora bien, incluso sobreviviendo de forma solitaria puedes preservar adecuadamente tu salud mental, para ellos debes saber que estar inactivo y en reposo durante todo el día solo genera la aparición en la psique de pensamientos malos y negativos, por lo que te recomendamos que te mantengas realizando actividades constantes imponiéndote pequeñas metas que te ayuden a aumentar tus probabilidades de supervivencia.

  • Estas metas pequeñas y a corto plazo que nos estableceremos en cada actividad son realmente importantes ya que al cumplirlas nuestra mente siente un incentivo para continuar con el espíritu y la batalla por la supervivencia.

    No podemos permitirnos caer en la depresión cuando no encontramos en la lucha por la supervivencia, ya que esto sería realmente mortal. Si te sientes agobiado por los pensamientos negativos o la frustración, es importante que expreses estos sentimientos con tus compañeros de refugio o supervivencia para que recibas el apoyo emocional necesario.

    Como se mencionó en párrafos anteriores, la supervivencia en grupo es un aliciente importante para la salud mental, sin embargo, cuando nos encontramos solos y no tenemos con quien conversar nuestros problemas, frustraciones y pensamientos malos, debemos contemplar la catástrofe o el estado de emergencia como un reto o desafío que la vida nos ha impuesto, de esta forma nos sentiremos inspirados y mantendremos la moral y el espíritu intacto.

  • Rutinas de ejercicio para mantener la salud y el estado físico

    Muchas de las actividades y procedimientos que tendremos que cumplir durante la supervivencia tales como la búsqueda de suministros, agua, alimentos, la creación de un refugio, entre otras actividades suponen una carga física importante para nuestro cuerpo lo cual nos mantendrá en un excelente estado físico.

    No obstante, en ocasiones las situaciones de supervivencia nos exigirán resguardarnos en nuestro refugio durante muchos días incluso semanas sin poder salir de los mismos, por ejemplo, en catástrofes que generan inundaciones teniendo que soportar una larga espera hasta que los niveles de agua bajen, o en el contexto de una guerra cuando alertan sobre posibles bombardeos.

    En las circunstancias anteriormente descritas podemos optar por la realización de rutinas de ejercicio, para ello es recomendable guardar videos de como poder ejercitarnos en casa o desde el refugio con elementos domésticos para poder reproducir los mismos en una tableta u ordenador, o en el caso de no disponer de energía eléctrica se puede optar por manuales de rutinas de ejercicio que podemos almacenar en la biblioteca de nuestro refugio.