• "Mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo".
  • Agua: Conseguir agua, potabilizarla y conservarla

  • Cómo encontrar agua

  • ¿Dónde hay agua?

    No solo es necesario hallar reservas o fuentes de agua sino también que dicha agua sea potable para evitar infecciones e intoxicaciones. Para garantizar que el agua que encontramos es segura debemos tener en cuenta:

    • Hallar arroyos de pequeña o gran magnitud en los que el agua se encuentre fluyendo, ya que el estancamiento del agua debe hacernos sospechar en esta se contaminada de microorganismos y parásitos.
    • Buscar manantiales naturales.
    • Verificar que la fuente de agua que hemos encontrado no posea focos de contaminación en sus proximidades tales como excrementos o animales en descomposición.
    • Si estamos en una zona en la cual existe nieve y hielo, seleccionar la nieve que no se encuentre pisada o contaminada para derretir la misma.
    • En las localizaciones áridas, encontraremos agua cerca de las vegetaciones de dichos lugares.
  • Agentes patógenos del agua

    La razón por la cual resulta necesario potabilizar el agua que encontremos es debido a la presencia de tres tipos de agentes patógenos en particular:

    • Parásitos: Son organismos altamente peligrosos ya que pueden generar infecciones gastrointestinales que producen diarrea, fiebre, dolor estomacal, debilidad generalizada, entre otros síntomas. Los parásitos más comunes en las aguas contaminadas son las amebas, giardia y los gusanos.
    • Virus: Los virus son los microorganismos infeccioso más pequeños y estos producen una gran variabilidad de enfermedades, desde polio, infección gastrointestinales, respiratorias, hepatitis, etc.
    • Bacterias: Son más grandes que los virus, pero más pequeñas que los parásitos, y generan una amplia cantidad de enfermedades en los seres humanos pudiendo sobrevivir incluso en aguas frías.
  • ¿Cómo potabilizar el agua?

    Son muchos los métodos que se han diseñado para la potabilización y purificación de agua, tales como:

    1. Decantar: Este método se basa en dejar reposar durante un par de horas el agua que hemos recolectado para que la tierra y las partículas se dirijan al fondo. Con este método no se eliminan microrganismo, pero es muy útil para las aguas turbias.
    2. Filtrar: Con filtros de 1 micra o menos de una micra se separan las impurezas, los parásitos y bacterias del agua, sin embargo, este método no funciona con los virus.
    3. Hervir: Llevar el agua a su punto de ebullición (100°C) es el método más utilizado por los seres humanos para potabilizar el agua ya que es sumamente efectivo puesto que en cuestión de dos minutos se eliminan bacterias, parásitos y virus exceptuando el virus de la hepatitis.
    4. Pastillas de potabilización: Son un producto fantástico que puedes conseguir en muchas tiendas y que al añadirlas en una cantidad de agua especifica según el tipo de pastilla puede desinfectar la misma.
    5. Yodo: Al agregar dos gotas de yodo al agua quitar los virus y bacterias de un litro de agua. Es necesario saber que este método está contraindicado para personas con enfermedades tiroideas y embarazadas.
    6. Lejía: Son bien sabidas las propiedades de la lejía para la desinfección de y potabilización del agua, por lo que con dos gotas del mismo podemos neutralizar parásitos y bacterias en un litro de agua. Dejaremos actuar la lejía alrededor de treinta minutos, teniendo en cuenta que puede otorgarle un sabor extraño al agua.
    7. Método del envase de plástico: Si llenamos una botella de plástico con agua y la exponemos durante alrededor de seis horas al sol, los rayos ultravioletas y térmicos neutralizaran a algunos patógenos.
  • ¿Puedo aprovechar la nieve y el hielo?

    Por poder, se puede ya que el hielo y la nieve representan una fuente importante de agua, sin embargo, es preciso denotar que dicha agua descongelada no se encuentra purificada, puede tener patógenos e impurezas, por lo que si utilizamos fuego o algún tipo de fuente de calor para derretir la nieve es conveniente permitir que el agua hierva para su potabilización, o si no, cualquiera de los métodos que hemos nombrado antes para conseguir agua potable.

    Por otro lado se necesita mucha cantidad de nieve para conseguir una buena fuente de agua, pero cuanto más compacta esté la nieve mejor para poder derretirla y beberla. Otro problema con el agua producida a partir de nieve es que es pobre en minerales esenciales, por ello, te recomendamos combinarla con bolsas de té, cacao, polvos de suplementos isotónicos o incluso llegado el momento y en caso de necesidad, uses tierra, eso sí, hay que dejar que se decante antes de consumir el agua.

  • Métodos de supervivencia

    Afortunadamente existe muchos métodos para sobrevivir en caso de no disponer de un suministro de agua, sin embargo, estos métodos dependen del lugar en donde nos encontremos.

    Dependiendo del terreno en donde nos situemos podemos realizar una excavación hasta encontrar tierra que se encuentre húmeda, ya que esta es indicio de la posible existencia de pozos de agua. De igual forma es importante elegir la zona en la cual excavaremos, preferiblemente en donde visualicemos plantas o cerca del nivel de mar.

    En las zonas desérticas las plantas xerófilas prevalecen. Este tipo de plantas pueden albergar importantes cantidades de agua en su interior como los cactus. También el movimiento de los animales y aves puede ser un indicativo de fuentes potenciales de agua por lo que conviene seguir las huellas y sendas de la fauna.

    Si no encontramos ningún tipo de reserva de agua cerca de nuestra ubicación, se tendrá que proceder a generar la misma aprovechando el efecto de condensación, para ello construiremos un sencillo sistema destilador que consiste en fabricar un hueco en el suelo e introducir en el mismo un recipiente para recolectar el agua que se producirá por condensación en el plástico que utilizaremos para cubrir las paredes de este orificio el cual ocluiremos con plástico y una roca en el centro del mismo, de esta forma podremos generar incluso 500 a 1000 ml de agua al día.

  • Articulos relacionados sobre agua

  • Hidratación en Supervivencia: Cuanto beber y como tratar el agua

    No es difícil comprender la importancia del agua para nuestra supervivencia cuando interpretamos que casi el setenta por ciento de nuestro organismo se encuentra formado por agua según las ciencias médicas. La deshidratación es el fenómeno [...]

    LEER MAS

    Agua: Conseguir agua, potabilizarla y conservarla

    No solo es necesario hallar reservas o fuentes de agua sino también que dicha agua sea potable para evitar infecciones e intoxicaciones. Para garantizar que el agua que encontramos es segura debemos tener en cuenta: Hallar arroyos de [...]

    LEER MAS

    Elementos indispensables para sobrevivir en un desastre

    ¿Qué se necesita para sobrevivir tras un desastre? ¿Estoy realmente preparado para pernoctar afuera de mi hogar por una noche? Estas son las preguntas que la mayoría se formulan cuando comienzan a preocuparse respecto a su capacidad para [...]

    LEER MAS

  • 7 maneras de encender un fuego sin cerillas

    Incendio a base de friccion Frotar dos palos juntos es probablemente la más antigua de todas las técnicas de encendido de fuego, y también la más difícil. Además de la técnica adecuada, debe elegir la madera adecuada para la tabla de [...]

    LEER MAS

    ¿Sabes cómo mantenerte caliente en  invierno?

    A lo largo de este texto te diremos todo lo que necesitas hacer para mantenerte caliente en invierno. Quizás muchas cosas ya las conozcas, pero tal vez otras te parecerán ideas geniales  en las que ni siquiera habías pensado. ¿Sabías por [...]

    LEER MAS

    Como hacer una lampara de aceite

    Hice esta lámpara de aceite de oliva hace años. Pensé que volvería a mostrarlo como otra alternativa para una fuente de luz mínima cuando se va la luz. Sin embargo, recuerda, ¡respeta la llama!. Esta es la manera de como hacer una lampara de [...]

    LEER MAS

  • Como almacenar agua de forma apropiada para la supervivencia en la vivienda

  • Sabemos que en nuestra vivienda recibimos de forma continua y sin interrupciones el suministro de agua potable que necesitamos para las tareas diarias en el hogar, no obstante, en el caso de que se presente una situación de emergencia ya sea un tsunami, incendio, guerra, terremoto o cualquier otro tipo de catástrofe este servicio será bruscamente interrumpido por lo que es necesario contar reservas de agua potable para poder estar preparados para dichos eventos indeseados, por lo que a continuación te enseñaremos a como almacenar agua potable en tu hogar.

  • Materiales que necesitaremos:

    • Contenedores de plástico de variables tamaños
    • Lejía de uso domestico
    • Tabletas potabilizadoras de agua
    • Estufa de gas en el caso de que necesites potabilizar agua con el método de hervir este líquido
    • Combustible para la estufa
  • Recomendaciones

    • Los contenedores de agua que seleccionemos deben ser portátiles para poder trasladarlos fácilmente en caso de que encontremos fuentes de agua para abastecer nuestro almacenamiento. Preferiblemente contenedores de veinte litros o seis galones.
    • Lava adecuadamente los contenedores a utilizar antes de llenarlos con agua, para ello es recomendable la lejía de uso doméstico.
    • Si eliges crear tu reserva de agua con las botellas de agua que venden en los supermercados, debes saber que dicha agua debe ser cambiada cada seis meses por nuevas provisiones.
    • Al llevar a cabo el proceso de almacenamiento de agua es necesario priorizar la higiene personal, es decir, el lavado de manos correcto al manipular los contenedores de agua.
  • Pasos:

    1. Inicialmente debemos saber la cantidad de agua que necesitamos almacenar, para ello tendremos que cuantificar el número de personas que habita en nuestra vivienda. Un individuo necesita para consumo (beber) unos dos litros, unos tres litros para la higiene personal diaria y entre 7 y 20 litros para el uso de las instalaciones sanitarias, por lo que en base a la cantidad de integrantes de nuestra familia y a los días para los que estamos preparando nuestra reserva de agua calcularemos cuantos litros necesitamos.
    2. Busca los contenedores necesarios para poder almacenar toda el agua que has calculado. Se recomiendan utilizar diversos tamaños de contenedores de plástico para tener contenedores pequeños u portátiles y otros contenedores más grandes,No es recomendable utilizar un único y grande contendedor como un tanque o un barril puesto que no sabemos si la situación de emergencia para la que nos estamos preparando nos obliga a abandonar nuestro hogar teniendo que llevarnos los suministros de agua.
    3. Llena con agua todos los contendedores que necesites para tu reserva de agua hasta que se desborden, de esta forma al cerrarlo garantizamos que no quede aire en el contenedor.
    4. El próximo paso es colocar los contenedores o envases de agua en un lugar apropiado para su resguardo y almacenamiento. Este lugar debe estar protegido de la luz, los cambios de temperatura y la humedad ya que todos estos factores pueden contaminar el agua.
    5. Después de un periodo de tiempo, alrededor de seis meses, debes tratar el agua que has almacenado, y si no deseas realizar este procedimiento puedes sencillamente cambiarla por agua fresca.
    6. Para saber cuándo uno de los envases o contenedores de agua que has almacenado en tu reserva ya ha cumplido más de seis meses y necesita ser reemplazada, se recomienda rotular o etiquetar las mismas con la fecha en la cual fue llenado el contenedor.
    7. Almacena métodos de potabilización y purificación del agua tales como lejía o tabletas potabilizadoras para estar prevenidos en caso de ser necesario.
    8. El lugar que has elegido como el almacén de tu reserva de agua debe ser de fácil acceso, ya que en caso de que se presente un terremoto pueden existir estancias colapsadas en tu vivienda.
    9. Identifica posibles fuentes de agua cerca de tu hogar para poder abastecerte en caso de emergencia tales como un riachuelo o arroyo cercano, piscinas, cisternas o depósitos municipales o públicos de agua.